Page 21

Revista_6_Esp

21 as gestoras internacionales que comercializan sus fondos en Espa-ña tienen claro que tendrán que adaptar su oferta a la normativa MiFID II, que cambiará funda-mentalmente el negocio de la dis-tribución de productos financieros, incluidos los fondos de inversión. Pero aún están analizando el en-torno, pues no quieren tomar de-cisiones precipitadas y que no sean eficientes para el negocio. Según el último informe de Ceru-lli Associates, se avecinan cambios importantes en la oferta de fondos en Europa a raíz de la normativa, con una reducción de las opciones de productos y escasez de nuevos lanzamientos en el futuro. En un reciente documento, la consultora apunta como más probable un es-cenario en el que el asesoramiento sobre un número restringido de fondos sea el modelo elegido por muchos distribuidores en el sur de Europa, debido al predominio de grandes grupos bancarios en el ne-gocio. “Estamos analizando muy de cer-ca cómo se va a implementar el reglamento en los diferentes paí-ses, pero es cierto que el cambio regulatorio constituye todo un desafío”, explica Matthew Sha-fer, director general de Dis-tribución de Natixis Global AM. Desde su punto de vista, lo importante es concentrarse “no en impulsar productos únicos, sino en toda la cartera, ayudando a los inversores a construir carteras más resistentes”, afirma. Así, la cuestión para Shafer va más allá de los productos in-dividuales y el principal objetivo es desarrollar soluciones de carteras más completas para los clientes. “Nuestro aná-lisis comienza con lo que la cartera del cliente necesita, no los productos que queramos ven-der, y la industria necesita mejorar el trabajo de educación financiera con los inversores para construir carteras que se adapten mejor a la complejidad actual del mercado”, insiste. ¿Más espacio para los produc-tos de gestión pasiva? Pero más allá de esa visión holísti-ca, una de las incógnitas que plan-tea el escenario post MiFID II es si será catapulta de vehículos como fondos de fondos, perfilados o mul-tiactivos, y también de productos de gestión pasiva. En definitiva, productos empaquetados o low cost que tendrían todo el sentido en un entorno en el que los distri-buidores buscarán reducir costes para compensar el encarecimiento del negocio como resultado de los nuevos requisitos regulatorios y, so-bre todo, en un entorno en el que la transparencia sobre esos costes de cara al cliente será una premisa clara. Con respecto a la gestión pasiva, en Amundi lo tienen claro: “Es importante mantener un buen equilibrio entre la oferta de fondos activos y pasivos y desde Amundi no queremos favorecer un tipo de gestión frente a otro. No obstante, en el entorno actual de bajos ren-dimientos, los ETFs representan una posible respuesta y la creciente demanda de este tipo de solucio-nes así lo demuestra”, señala Ber-nard Agulhon, responsable de asuntos regulatorios de la ges-tora francesa. Más allá de MiFID II, la apuesta por productos que com-binan ambos estilos de gestión tienen carácter estratégico para muchas gestoras. Para Ana Guzmán, responsable L Matthew Shafer, director general de Distribución de Natixis Global AM Bernard Agulhon, responsable de asuntos regulatorios de Amundi NATIXIS GLOBAL AM: “ES IMPORTANTE CONCENTRARSE NO EN IMPULSAR PRODUCTOS ÚNICOS, SINO EN TODA LA CARTERA” REGULACIÓN


Revista_6_Esp
To see the actual publication please follow the link above