Page 24

Revista_6_Esp

24 FORMACIÓN: LA CLAVE PARA INTEGRARSE EN LA INDUSTRIA FINANCIERA DEL FUTURO Presidir la CFA Society Spain en un contexto convulso en la industria financiera ante facto-res como la regulación, la tecnología y el auge de la gestión pasiva no es una tarea estática. ENRIQUE MARAZUELA, que estará en el cargo durante los próximos cuatro años, tiene muy claros los desafíos principalmente en términos de confianza, educación y cambios que se avecinan en el negocio. Un escenario en el que la formación será clave para la supervi-vencia laboral de los profesionales pero tam-bién para la satisfacción de los inversores. NEGOCIO l escenario de inversión está cambiando a velocidad de vértigo, a nivel global y en España. En este entorno, Enrique Marazuela, CFA, presidente de CFA Society Spain y director de Inversiones de BBVA Banca Privada, es conscien-te de los retos que afronta el sector en nuestro país y que sintetiza en tres principales: la recuperación de la confianza, el impulso de la educa-ción financiera y el auge de la ges-tión pasiva. “La industria de la inversión tiene que ganar la credibilidad de sus clientes, de modo que cuando éstos confían la gestión de sus ahorros en un tercero, que es para lo que está este sector, tengan plena concien-cia de que sus intereses tienen prio-ridad sobre cualquier otro. Éste es un servicio pagado, pero los costes han de ser claros, conocidos y acep-tados con antelación”, explica. En segundo lugar, defiende que la industria tiene que educar al clien-te: “Debemos suprimir hábitos que le perjudican en términos del bino-mio rentabilidad/riesgo tales como concentración en un número limi-tado de clases de activos, e incluso dentro de éstas, concentraciones geográficas, posicionamientos que obedecen a simpatías y no a pro-cesos racionales, intentar batir el mercado, etc. Muchas veces la cla-ve está en dejar de hacer las cosas mal”, añade. De hecho, de cara a los próximos 25 años, cree que hay una tarea muy importante que hacer: “Las carteras tienen que ajustarse a los perfiles de riesgo: ésta es la la-bor fundamental del asesoramiento y no tanto la de batir los mercados”. Ése es el reto: contar con carteras más eficientes y mejor orientadas a los objetivos de los clientes. Y en tercer lugar, señala el desafío que supone una industria que se debate entre gestión activa y pasi-va: “Es cierto que la gestión pasiva tiene ventajas importantes en térmi-nos de costes y de rentabilidad re-lativa, pero desde un punto de vista técnico, y de ahí la complejidad del debate, los mercados necesitan de la gestión activa. El comportamiento “No estamos viendo un debate racional en el seno de la sociedad española frente a las consecuencias del reto de la longevidad” E


Revista_6_Esp
To see the actual publication please follow the link above