Page 26

Revista_6_Esp

26 ciero en la sociedad para que se to-men decisiones más acertadas”. De hecho, durante los primeros me-ses de su mandato al frente de CFA Society Spain, Marazuela ha esta-do muy enfocado en fijar las bases para el futuro de una institución mu-cho más grande y con más alcan-ce: “Hemos formado un comité de gobernanza para incorporar todos los avances y mejores prácticas que podamos en nuestro propio gobier-no corporativo. Queremos hacer un análisis para mejorar. Tenemos que preparar CFA Society Spain para que pueda multiplicar por cinco su número de asociados en los próxi-mos años, solucionando algunos problemas antes de que se pro-duzcan. En este sentido, estamos incorporando las mejores prácticas recomendadas por CFA Institute”, explica. ¿Confusión con MiFID II? Otro tema del que han estado muy pendientes en estos primeros me-ses de mandato son las acreditacio-nes exigidas por la nueva normati-va MiFID II en el asesoramiento: “Se generó confusión con noticias que anunciaban que ciertas acreditacio-nes ya eran compatibles con la nor-mativa y algunos de nuestros char-terholders nos llamaron alarmados porque su empleador les obligaba a cursar otra acreditación. Pero nos hemos reunido con el nuevo equipo que dirige la CNMV y hemos queda-do muy satisfechos: ahora estamos convencidos de que un CFA charter-holder va a poder desempeñar su labor después de la trasposición de la normativa en España”, indica Ma-razuela. Así, esta acreditación per-mitirá a los profesionales integrarse en el entorno post-MiFID II. En un contexto en el que la forma-ción, debido a las nuevas exigencias que están sobre la mesa, será más vital que nunca, CFA Society Spain trata de extender el conocimiento financiero entre los profesionales vinculados al mundo de la inver-sión. Dentro de ellos, tiene una es-pecial predilección, como es lógico, por aquellos que se han acercado a CFA Institute, ya sean candidatos o charterholders. En el caso de los pri-meros, ayudándoles en su proceso NEGOCIO “La gestión pasiva tiene ventajas importantes en términos de costes y de rentabilidad relativa, pero desde un punto de vista técnico los mercados necesitan de la gestión activa” Maquinas vs. humanos Marazuela defiende que la forma-ción es un tema clave en un mundo en el que las máquinas no podrán sustituir a los humanos. Y, en este sentido, defiende las limitaciones de los roboadvisors: “Son una buena herramienta para los profesionales, pero pensamos que el nivel de edu-cación financiera todavía no es sufi-ciente como para que sea utilizado por el público inversor sin un apoyo profesional”, dice. Y añade: “Si sirve de algo mi expe-riencia en banca privada, cada vez que elevamos el nivel de recursos, aumenta la demanda de atención por parte de profesionales y no por máquinas”. Por eso, aunque valora mucho la aparición de estas herra-mientas, que permitirán extender las carteras eficientes a capas más am-plias de la sociedad, asegura que “el componente humano es una deman-da de los clientes” que no se puede sustituir.


Revista_6_Esp
To see the actual publication please follow the link above