Page 31

Revista_6_Esp

En el caso del independiente, el asesoramiento debe efectuarse sobre un número suficiente de alternativas evaluadas que permita garantizar la independencia de criterio y no está permitido recibir ni retener incentivos monetarios. Esta diferenciación es clave para evaluar la primera im-plicación que supone para el sector. Aunque se permite que una misma EAFI pueda prestar los dos tipos de ase-soramiento, en el caso de las EAFIs personas físicas esto resulta imposible y deberán optar por uno u otro tipo de asesoramiento de forma no intercambiable. En el caso de las EAFIs personas jurídicas, si quieren prestar ambos tipos de asesoramiento, deberán reali-zarlo por medio de personas diferentes, de modo que el cliente identifique en todo momento si está recibiendo asesoramiento independiente o no independiente. Además, las EAFIs deberán anunciar al público qué tipo de servicio de asesoramiento prestan de forma inequívoca. Retrocesiones En segundo lugar, los cambios que afectan la percepción de incentivos en asesoramiento y gestión discrecional de carteras que impone la Directiva tendrán un potencial impacto en el negocio de las entidades que prestan ase-soramiento financiero y, en especial, en las EAFIs porque el asesoramiento constituye el núcleo de su actividad. Actualmente, y según datos publicados por la CNMV, algo más del 20% de los ingresos por asesoramiento fi-nanciero de las EAFIs tienen origen en retrocesiones de los comercializadores. La imposibilidad de recibir y re-tener este tipo de incentivos en el caso de querer optar por el modelo independiente puede inclinar a algunas entidades a tener que centrarse en el asesoramiento no independiente, salvo que la propensión al pago por el servicio de asesoramiento financiero de la población es-pañola aumente, algo que no parece probable que cam-bie a corto plazo. El principal competidor de la EAFI es la entidad de cré-dito, la banca. El modelo de asesoramiento financiero en la banca española se caracteriza, principalmente, por una elevada dependencia de las retrocesiones, de modo que de los de ingresos percibidos en 2016, esa fuente sig-nificó más del 90% frente al 20% de las EAFIs. Salvo un cambio drástico de su modelo de negocio, es razo-nable pensar que la banca se ciña al asesoramiento no independiente, dejando una oportunidad de crecimien-to para las EAFIs que apuesten por desarrollar asesora-miento financiero independiente. Transparencia En otro orden de cosas, MiFID II también trae más transparencia al inversor en materia de costes explícitos e implícitos de los servicios e inversiones financieros. En este sentido, esta obligación, que también afectará a las EAFIs, supone un mayor esfuerzo por parte de las enti-dades en dar información detallada de los costes inter-nos y de los costes de contratación, incluyendo los pro-pios del asesoramiento. La mayor transparencia, igual que ha comenzado a su-ceder por ejemplo a nivel de gestoras de instituciones de inversión colectiva con la publicación del Ratio de Cos-tes Totales o TER en la información fundamental para el inversor, va a significar una mayor presión competitiva para las EAFIs, puesto que su servicio será comparable a nivel de coste, aunque cualitativamente va a ser algo más difícil establecer comparaciones. 31 ASESORAMIENTO LA IMPOSIBILIDAD DE RECIBIR RETROCESIONES EN EL MODELO INDEPENDIENTE PUEDE INCLINAR A ALGUNAS ENTIDADES A TENER QUE CENTRARSE EN EL ASESORAMIENTO NO INDEPENDIENTE


Revista_6_Esp
To see the actual publication please follow the link above