Page 45

Revista_6_Esp

NEGOCIO MOVIMIENTOS EN LA CITY Las gestoras no han sido las únicas en empezar a esta-blecer planes de contingencia; es más, la gran banca ha sido la primera en replantearse su presencia en la City. Algunos cálculos señalan que el distrito financiero londi-nense podría perder entre 7.000 y 100.000 empleos y hay entidades que ya han anunciado que sus planes pasan por mover a sus equipos de Londres. Por ejemplo HSBC ha indicado que contempla enviar a unos 1.000 trabaja-dores a París, para reforzar sus operaciones en la Unión Europea, y Goldman Sachs, el día que se activó el Brexit, anunció que podría mover a cientos de banqueros a otras ciudades comunitarias. Otras entidades aún están valorando qué hacer. Es el caso de UBS, cuyo consejero delegado de banca de inversión, Andrea Orcel, ha comentado que estudia mover parte de sus operaciones a otras ciudades. O del fondo de ca-pital riesgo americano Blackstone, que podría abrir una sede administrativa en Luxemburgo. Uno de los últimos ya que estos fondos están autori-zados y operados bajo las normas de la FCA británica”, señalan desde Schroders. Otro ejemplo es Unigestion, que cuenta con sicavs y fondos domi-ciliados en Luxemburgo, lo que de nuevo permite que el impacto ope-rativo del Brexit en el negocio de distribución sea bajo. En esta misma en anunciar otra medida de este tipo ha sido JP Morgan, quien negocia la compra de un edificio en Dublín con capacidad para mil empleados, lo que hace suponer que moverá a Irlanda a algunos de sus banqueros de la City. Por el momento, sólo una gestora de origen estadouni-dense, Columbia Threadneedle, ha confirmado que trasla-dará empleados a Europa continental como consecuencia del Brexit. “Uno de los mayores desafíos a los que tendrán que hacer frente las sociedades gestoras es el relacionado con la gestión de los puestos de trabajo y la relocalización. La ciudad de Londres ha sido tradicionalmente el centro de empleo para la industria de gestión de activos de Eu-ropa. Pero hay una opinión creciente de que las gestoras tendrán que aumentar el número de empleados fuera del Reino Unido. Los reguladores europeos suelen exigir que las gestoras tengan personal en la UE al otorgar licencias y aprobar fondos, en lugar de simplemente establecer una entidad meramente representativa”, explica García. línea de normalidad y optimismo se encuentran otras muchas entida-des de Reino Unido, como es el caso de Jupiter AM, Aberdeen Asset Management o Henderson Glo-bal Investors, o estadounidenses como Franklin Templeton. “Los productos que ofrecemos a clientes de fuera de Reino Unido siempre han estado registrados en Luxemburgo mediante estructuras de sicavs, por lo que no supondrá un cambio relevante para nosotros”, afirma Ana Guzmán, responsable para Iberia de Aberdeen Asset Management. Según explica Gonzalo Azcoitia, director general de Jupiter AM en Iberia, “todo nuestro negocio fuera de Reino Unido está conduci-do vía una sicav basada en Luxem-burgo, así que para nosotros esta situación es habitual en el negocio”. Con todo, reconoce que están lle-vando a cabo una labor de “análisis y búsqueda exhaustiva”, y tomarán las decisiones pertinentes sobre el futuro conforme se vaya aclarando la situación con respecto al Brexit. En este sentido, habla de cómo podría afectar la situación al creci- Algunas gestoras creen que pueden superar los problemas con gamas de fondos en un país europeo para sus clientes de la UE, mientras ofrecen fondos domiciliados en el Reino Unido para los inversores británicos 45


Revista_6_Esp
To see the actual publication please follow the link above